Congrio

Sugerencias para los pequeños

El congrio tiene abundantes espinas, por lo que no resulta el más idóneo para ofrecer a los niños. Sin embargo, sus espinas son fáciles de eliminar. Además, la parte delantera que va desde la cabeza hasta la mitad del cuerpo contiene menos espinas, por lo se aconseja emplear esta zona del congrio para elaborar recetas para los niños. El congrio, cortado en trozos del mismo tamaño y preparado con unas patatas o una salsa de tomate, es un plato de sabor suave y muy nutritivo para que los más pequeños vayan adquiriendo el hábito de comer pescado.

El congrio también puede tener una buena acogida entre los niños si se sirve como acompañante a un plato de arroz o se emplea como ingrediente junto con otros pescados, tomate, pimiento y cebolla para elaborar una apetecible empanada de congrio.

La carne de este pescado también se presta para la elaboración de pimientos rellenos, croquetas, albóndigas, pizzas, empanadas... platos muy bien aceptados por los niños. De este modo, los pequeños pueden disfrutar del pescado sin tener que preocuparse de las incómodas espinas.