Fletán o halibut

Curiosidades y cómo prepararlo

Cocina tradicional

El fletán no es un pescado que se caracterice por participar en recetas de gran tradición en nuestra gastronomía. Sin embargo, es posible sustituir otros pescados por fletán y obtener recetas tan curiosas como el fletán a la meunier, acompañado de patatas hervidas y una salsa elaborada con mantequilla, perejil y un poco de zumo de limón; o el fletán mediterráneo, una receta refrescante en la que el pescado se sirve junto a pimiento, naranja, limón y cebolla.

El suave sabor de este pescado permite emplear la imaginación e idear diferentes modos de acompañarlo.

De este modo se pueden cocinar, por ejemplo, unos filetes de fletán fritos con una salsa de remolacha, con tomillo, con una salsa suave de naranja o con un puré de manzanas y patata.

Se pueden emplear diferentes mariscos para acompañarlo y preparar una receta de fletán siguiendo las mismas indicaciones que en la receta de lenguado a la marinera, junto con almejas, mejillones y ostras.

En algunos países del norte de Europa, el fletán forma parte de recetas de gran tradición. De hecho, en Noruega existe un plato elaborado con fletán asado, mantequilla, crema de zanahorias y patatas con perejil que no falta en ninguna comida o cena familiar durante las fiestas de Navidad.

Curiosidades

El fletán posee al nacer un ojo a cada lado de la cabeza, pero al llegar a la edad adulta uno de los ojos se muda para que los dos estén en el mismo lado. Esto le permite quedarse en el fondo del mar y ver a sus presas con ambos ojos.

Cómo prepararlo

El fletán es un pescado que presenta varias ventajas porque además de que se puede encontrar en el mercado durante todo el año, su precio es asequible y su carne resulta de gran aceptación culinaria.

En el mercado se puede adquirir entero, en filetes o en ruedas (lo más frecuente son los filetes), tanto fresco como congelado. Y aunque en ocasiones se vende como lenguado, su carne no alcanza la calidad de éste último.

El fletán puede cocinarse de diversas maneras, aunque dada la fragilidad de su carne conviene ser muy cuidadoso a la hora de manipularlo, tanto antes como durante su cocinado.

Es posible prepararlo hervido con un poco de romero que le dé un toque de aroma y sabor, o rebozarlo y acompañarlo con una salsa mayonesa.

Puede cocinarse escalfado, es decir, cocido en un caldo corto, o asarlo al horno o a la parrilla y acompañarlo de unas patatas panaderas o de una guarnición de verduras a la plancha.

Este pescado supone un buen ingrediente para la elaboración de recetas para ocasiones especiales, como por ejemplo el fletán a la crema de té verde. Ésta es una receta muy sencilla en la que la crema, elaborada con nata líquida y té verde, aporta al pescado un aroma, sabor y color difícil de olvidar.

Si se quieren elaborar unos ricos aperitivos de pescado conviene saber que el fletán también puede adquirirse ahumado, aunque su presencia en los mercados no es tan habitual como la de otros ahumados de mayor consumo, como es el caso del salmón o la trucha.