Lenguado

Curiosidades y cómo prepararlo

Cocina tradicional

El lenguado goza de una gran aceptación en la gastronomía del país, por lo que es sencillo encontrar en distintas regiones diferentes formas de prepararlo propias de cada región.

En el norte, el lenguado a la salsa blanca de txakoli, en el sur el lenguado a la gaditana y en el centro el lenguado a la madrileña.

Lenguado a la salsa blanca de txakoli: El lenguado se asa y se acompaña de una sabrosa salsa elaborada con nata, mantequilla, harina y, por supuesto, txakoli.

Lenguado a la gaditana: En este caso el pescado, una vez rebozado, se sirve acompañado de una original guarnición elaborada con aceitunas rellenas, ajo y hierbas aromáticas como laurel y tomillo.

Lenguado a la madrileña: Primero se reboza el lenguado y a continuación se acompaña con almejas y jamón serrano, alimentos que aportan al plato un sabor intenso y muy agradable.

Es posible prepararlo también a la Meunier, una de las formas más populares de cocinar algunos pescados. Para ello, se acompaña de una salsa elaborada con mantequilla, limón y perejil, que, además de dar sabor al plato, le proporciona un aspecto muy apetecible.

Curiosidades

El lenguado posee una sorprendente cualidad: es capaz de cambiar de color para adaptarse a su entorno. Su piel suele adquirir tonalidades arenosas para camuflarse entre las rocas y la arena y pasar desapercibido para defenderse de los depredadores y acechar a sus presas.

Cómo prepararlo

El lenguado es un pescado de gran consumo y de calidad. Su sabor es muy agradable y su carne posee una textura tan suave que casi se deshace en la boca.

Los modos de cocinar y acompañar el lenguado son numerosos y resulta difícil encontrar un alimento que no encaje con su sabor, si bien conviene ser muy cuidadoso en su manipulación, tanto antes como durante su cocinado, dado que tiene una carne muy frágil que tiende a desmigarse.

El lenguado se presta para ser preparado tanto asado como a la plancha, rebozado e incluso cocinado en el microondas si se consume en forma de filetes finos.

A la hora de elegir un acompañamiento, resultan muy apropiados algunos tan sencillos como un poco de jugo de limón, perejil y unas gotas de aceite de oliva, unos puerros salteados, una guarnición de espárragos trigueros o unos champiñones, todos ellos capaces de crear un plato delicioso.

Si se prefiere optar por recetas diferentes o acompañamientos menos habituales, conviene saber que se puede obtener un plato sobresaliente si el lenguado se cocina al vino blanco, a la cerveza, a las finas hierbas o si se acompaña de una salsa de naranja, una crema de espinacas o de frutos secos como almendras y piñones.

Merece la pena aprovechar las posibilidades que este pescado ofrece en la cocina para descubrir que se pueden elaborar platos muy sencillos con un sabor y presentación propios del mejor chef.