Rodaballo

Propiedades nutritivas

El rodaballo es un pescado semigraso que por su textura, sabor y su fácil digestión encaja en la dieta de las personas con el estómago delicado, así como si se sufre exceso de peso, siempre que se cuide de no abusar de los condimentos grasos. Tiene un contenido intermedio de proteínas de alto valor biológico.

Su contenido en B2, B3 y B12 es poco relevante frente al que contienen otros pescados, y menos aún si compara con alimentos ricos en estos nutrientes. La que merece mención especial es la B9, presente en mayor cantidad que en la mayoría de pescados. Esta vitamina es sensible al calor, por lo que con el cocinado su presencia se reduce de forma notable.

Respecto a los minerales, destaca el potasio, un aporte moderado de fósforo, magnesio, sodio y hierro. El potasio es necesario para el sistema nervioso y la actividad muscular e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El fósforo está presente en los huesos y dientes, interviene en el sistema nervioso y en la actividad muscular, y en procesos de obtención de energía. El hierro es necesario para la formación de hemoglobina, proteína que transporta el oxígeno desde los pulmones a todas las células y su aporte adecuado previene la anemia ferropénica.

Comparado con el resto de pescados, éste posee un contenido en sodio moderado (110 mg por cada 100 g). Sin embargo, si se compara con otros alimentos ricos en este mineral como los quesos (500-1000 mg por cada 100 g) o las propias conservas de pescado (500-800 mg por cada 100 g), se observa que la cantidad de sodio presente en el rodaballo no es tan relevante.


Composición por 100 gramos de porción comestible
Calorías 102
Proteínas (g) 16
Grasas (g) 3,6
Hierro (mg) 1
Magnesio (mg) 20
Potasio (mg) 290
Fósforo (mg) 164
Sodio (mg) 110
B2 o riboflavina (mg) 0,14
B3 o niacina (mg) 5,5
B9 o ácido fólico (mcg) 16
B12 o cianocobalamina (mcg) 0,8

mcg = microgramos