Sardina

Curiosidades y cómo prepararlo

Cocina tradicional

La sardina es un pescado azul que se presta a una gran variedad de preparaciones culinarias.

En función de su tamaño puede resultar más conveniente para unos preparados u otros. Si son muy pequeñas, resultan estupendas en revueltos o tortillas una vez quitadas las espinas.

Los ejemplares de tamaño se adaptan muy bien a los rebozados, fritos o a preparaciones al ajillo.

Las más grandes quedan deliciosas a la brasa o a la plancha.

En cuanto al boquerón o anchoa, en su consumo fresco una receta muy popular y elaborada son las anchoas al "anchoyade", que consiste en una especie de puré junto con ajo y aceite de oliva, que se sirve untado sobre rodajas de pan tostado.

En Galicia podemos encontrar empanadas de anchoa, que resultan deliciosas.

Curiosidades

El nombre de este pescado se debe a que fue una especie muy abundante en las "costas de Sardina", la actual isla de Cerdeña.

Cómo prepararla

La sardina es uno de los pescados azules de mayor consumo. Su carne es muy sabrosa y rica en grasas, de un tono algo oscuro. Por lo general se consume fresca, ya sea entera o en filetes en el caso de los ejemplares de mayor tamaño. Su porcentaje comestible es del 62%. Asimismo se comercializa salada; "sardina vieja" y en conserva.

Fresca, admite múltiples preparaciones culinarias. Asada a la parrilla se cocina entera, con cabeza e incluso en ocasiones junto con las vísceras. Los ejemplares de menor tamaño poseen una carne más fina y delicada y se suelen cocinar fritas. Limpia y sin cabeza, se puede degustar en escabeche y como base de guisos marineros. Las sardinas en conserva se pueden consumir en bocadillo, como ingrediente de ensaladas, tortillas, etc. En cuanto a las sardinas saladas, debido a su fuerte sabor, se suele consumir junto con aceite de oliva para suavizarlas.