Jurel o chicharro

Curiosidades y cómo prepararlo

Cocina tradicional

La forma más popular de preparar el jurel es al horno, modo del que se puede disfrutar con plenitud del sabor de este pescado. Sin embargo, se dispone de muchas otras formas de elaborarlo, en algunos casos propias de determinadas regiones, que dan una idea de las posibilidades que el jurel ofrece en la cocina. En los libros de recetas de la gastronomía de la zona norte no faltan referencias al jurel, llamado chicharro por esos lares.

Chicharro en salsa bilbaína: El chicharro se asa al horno y se acompaña de unas patatas panaderas y una salsa elaborada con ajo y perejil.

Chicharro con manzana y tocino: Éste es uno de los platos típicos de la gastronomía asturiana, donde el jurel posee un papel protagonista. La combinación de sabores de este plato puede resultar tan agradable y sorprendente como su presentación.

Chicharro a la riojana: El chicharro asado se acompaña de una sencilla y a la vez sabrosa guarnición elaborada con pimientos rojos, cebolla, ajo y perejil.

En otras zonas de la península es típico acompañar al jurel con otro tipo de pescado, como es el caso de las recetas de jurel con anchoas o los lomos de jurel con percebes, platos deliciosos gracias al intenso sabor y a la jugosidad de los alimentos marinos que lo constituyen.

Curiosidades

El jurel se incluye dentro de las especies peligrosas debido a que posee un apéndice a modo de pequeño aguijón venenoso delante de su primera aleta dorsal. Sus pinchazos pueden ser muy dolorosos.

Cómo prepararlo

El jurel puede encontrarse en el mercado con diferentes presentaciones; fresco, congelado, ahumado y en conserva. Esto posibilita la utilización de este pescado en gran variedad de platos y recetas.

Por lo general, el jurel o chicharro se prepara asado, a la plancha o frito. De cualquiera de estos modos resulta exquisito gracias al marcado sabor de su carne compacta. Se suele servir acompañado de un refrito de ajos, aunque el plato resulta más consistente si se combina con una guarnición de patatas panaderas, tomates o pimientos asados, o un pisto. Las técnicas culinarias que se emplean para preparar la caballa o la sardina resultan válidas para la preparación del jurel: a la parrilla, en papillote, a la brasa, frito... Además, su precio no es excesivo, por lo que puede formar parte de la dieta de forma habitual y, si se aprovecha su temporada, aún resultará más económico y sabroso.

Los chicharros más apreciados para freír son los de menor tamaño, también conocidos como chicharrines, mientras que los de mayor tamaño o chicharrones se prefieren para asar. Tanto unos como otros pueden aliñarse con un chorro de jugo de limón o una vinagreta.

A la hora de elegir un vino que acompañe al intenso sabor del jurel, nada como la suavidad de un buen blanco.