Pez espada o emperador

Curiosidades y cómo prepararlo

Cocina tradicional

El pez espada es una especie muy apreciada en las regiones mediterráneas, y sobre todo en Andalucía, donde es frecuente cocinarlo con salsa de gambas o a la cordobesa. Pero no son éstas las únicas recetas que se pueden degustar en nuestro país.

Pez espada en salsa verde: Es una de las formas más tradicionales de cocinar el pescado en el País Vasco. Para elaborar la famosa salsa verde se mezclan ingredientes como guisantes, cebolla, perejil y ajo. Si se desea, se pueden añadir también unos tallos de espárragos o unos trozos de huevo duro como acompañamiento.

Pez espada a la cordobesa: El pescado se fríe y se acompaña de una salsa elaborada con tomate y cebolla. Se espolvorea con un poco de ajo y perejil.

Pez espada con almendras: Esta sencilla, pero al mismo tiempo singular, receta aporta al pez espada un toque de sabor muy especial. Es un modo típico de preparar el pez espada en Túnez.

Pez espada a la griega: El pez espada se fríe y se acompaña de una salsa elaborada con cebolla, tomate, aceite de oliva, vino blanco, laurel, tomillo y jugo de limón. Éste puede servirse con un acompañamiento de rebanadas de limón y aceitunas negras. Es una receta muy popular en Grecia y también en Oriente Medio.

Curiosidades

El pez espada es una especie muy voraz. Para conseguir alimento nada alrededor de los bancos de peces, los golpea con su espada para aturdirlos y se los come.

Es también uno de los peces más rápidos y puede alcanzar velocidades de más de 80 Km por hora.

Cómo prepararlo

Antes de nada, es importante elegir un buen ejemplar de pez espada. Su piel debe ser brillante y dar la sensación de que está húmeda. En las pescaderías, el pez espada se puede adquirir en lomos o en rodajas. Sus espinas se eliminan con facilidad y la calidad de su carne admite un buen número de preparaciones.

Por su condición de pescado semigraso, resulta muy sabroso cocinado de manera sencilla, sin adición de mucha grasas o salsas. Por ejemplo a la parrilla, a la plancha o al horno. Sin embargo, hay que tener cuidado de no hacer demasiado su carne para que no se seque y quede dura y poco jugosa. Para no correr este riesgo, una buena solución es prepararlo en adobo, añadir un poco de aceite antes de introducirlo en el horno o taparlo con hortalizas como tomate y cebolla mientras se está asando. También se puede acompañar de una salsa de almejas o de una vinagreta de tomate.

Cada vez es más frecuente encontrar en el mercado pez espada ahumado, con el que se pueden preparar unos aperitivos muy sabrosos y originales.