Tiburón

Propiedades nutritivas

Los tiburones son pescados semigrasos, con un contenido bastante elevado de proteínas de alto valor biológico que contienen todos los aminoácidos esenciales.

Por su textura, sabor y su fácil digestión, encaja en la dieta de las personas con estómago delicado, así como en caso de exceso de peso, siempre que se cuide de no abusar de aliños o condimentos demasiado grasientos.

El tiburón no destaca sobre el resto de especies por sus minerales y vitaminas.

Su contenido en las del grupo B (B1, B2, B3, B6, B9 y B12) es poco relevante frente al que contienen otros pescados, y menos aún si se compara con alimentos ricos en dichos nutrientes (cereales integrales, legumbres, verduras de hoja verde, carnes en general).

Tan sólo sobresale su aporte de vitaminas liposolubles A y E. La primera contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además favorece la resistencia frente a las infecciones y es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo, en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales.

Por su parte, la vitamina E, que tiene acción antioxidante, interviene en el mantenimiento en buen estado de las células sanguíneas y en la fertilidad sexual.

Composición por 100 gramos de porción comestible
Calorías 130
Proteínas (g) 21
Grasas (g) 4,5
*G. saturadas (g) 0,9
*G. monoinsaturadas (g) 1,8
*G. poliinsaturadas (g) 1,2
Hierro (mg) 0,84
Magnesio (mg) 49
Potasio (mg) 160
Fósforo (mg) 210
B2 o riboflavina (mg) 0,62
B3 o niacina (mg) 2,9
B12 o cianocobalamina (mcg) 1,5
Vitamina A o retinol (mcg) 70

mcg = microgramos